“Recetas frías”, el recetario colaborativo de la planta MILLE de Hestia Balaguer

“Recetas frías”, el recetario colaborativo de la planta MILLE de Hestia Balaguer

 

Hay sonrisas que valen un mundo, como las de Marta Tribó e Ivet Sisó mientras sostienen en sus manos “Recetas frías”, un libro muy especial, y no tanto por los platos que enseña a preparar, sino por quiénes son los “chefs” que explican cada receta. Tribó, auxiliar de planta MILLE (Atención psiquiátrica y de salud mental con internamiento de media y larga estancia)
y Sisó, psicóloga, en Hestia Balaguer, nos cuentan cómo se cocinó este recetario.

P.- ¿Cómo surgió esta iniciativa?

R.- Como una forma de potenciar una actividad que se pensó para hacerse de forma esporádica entre las personas de nuestra unidad de salud mental. Había tanta ilusión que se decidió darle más sentido por lo que el martes se hacía la elección de un plato, siempre frío, postre, almuerzo, canapé, que no necesitara cocina. Después se preparaba la lista y se iba a comprar, para que el jueves, la persona encargada daba las instrucciones a todos los demás, se preparaban los platos y después se compartían.

P.- ¿Cuántas personas han participado?

R.- En la planta MILLE teníamos 26 pacientes y todos han participado.

P.- ¿Tanto hombres como mujeres?

R.- Sí, les encanta comer, tanto unos como otras han sido muy participativos; todos se implicaban con la compensación de que cada uno se comía lo que había preparado.

P.- Aparte de disfrutar, ¿qué habilidades y capacidades habéis trabajado gracias a este taller?

R.- Habilidades manuales, como la pisocmotricidad, con tareas tales como cortar los ingredientes; y sociales y comunicativas, en cuanto al trabajo en equipo, a la elección de la receta y explicarla bien a todo el mundo y después votar la mejor presentación para hacer la foto a quien le quedaba más bonito. Además, nos ha permitido introducir conceptos en relación con la alimentación saludable y equilibrada.

P.- ¿Y cómo fue esto de hacer un libro?

R.- Marta tiene una amiga que trabaja en esto, se lo explicamos y decidimos hacer un regalo que sirviera de recuerdo de los talleres.

P.- Y ahora, ¿hacia dónde vais?

R.- Ideas tenemos muchas. De cara al verano queremos volver a realizar actividades de cocina y fotos, seguro. Quizás podríamos plantearnos un huerto para que ellos puedan hacer nuevas recetas con cosas que ellos cultiven.

 

Sin comentarios

Publicar un comentario